Herramientas para la gestión de los Riesgos Psicosociales en el Sector Educativo

Documentación del proyecto

Volver al índice

Uso del móvil en el aula por parte del alumnado

El móvil, desde que empezó a popularizarse entre el alumnado, es fuente de múltiples trastornos en el discurrir de la clase. Además de suponer una fuente de distracción de la atención del alumnado, aplicaciones de mensajería instantánea e intercambio de archivos como 'whatsapp' se ha convertido en un instrumento para copiar en los exámenes, al tiempo que aumentan los casos de ciberacoso por la utilización de medios telemáticos para intimidar, coaccionar o acosar psicológicamente a miembros de la comunidad educativa.

La utilización de los teléfonos móviles durante las horas lectivas está siendo regulada a través de normas específicas por las Consejerías de Educación de algunas CCAA. No obstante, si no hubiera normativa específica en la materia, su uso se puede regular a través del Reglamento de Régimen Interior de los centros educativos.

Las sanciones por incumplir la norma dependerían del uso que el estudiante haga del teléfono. Por ejemplo, si el alumno simplemente consulta los mensajes recibidos en su dispositivo, se podría tratar de una falta leve. En ese caso, el castigo pasaría por entregar el teléfono al profesor, que lo custodiará hasta el final de la jornada lectiva. Sin embargo, si el estudiante utiliza su teléfono (o cualquier otro dispositivo) para grabar a un profesor o a un compañero en el centro, la falta será grave, y las sanciones pueden llegar a la expulsión temporal del centro. Cuando el móvil se utilice para grabar o difundir imágenes humillantes o agresiones, será una falta muy grave que podría acarrear hasta acciones penales.

El profesorado está capacitado para requisarlo y depositarlo en la jefatura de estudios hasta que la madre o padre lo recoja. Al requisarlo se recomienda solicitar que sea apagado delante de testigos, para evitar que el alumnado o su familia pueda alegar que se atenta contra la intimidad de las personas.

Algunas opiniones están a favor de advertir sobre los usos que no están permitidos sin reprender la utilización de la tecnología, que está con nosotros para facilitarnos tareas y la vida diaria con una potencialidad educativa de gran magnitud, especialmente en lo que se refiere a la adquisición de la competencia digital.

De cualquier forma se debe:

  1. Incluir en el Reglamento de Régimen Interno una redacción clara al respecto de no permitir acciones que supongan una agresión a los derechos fundamentales de las personas, como al honor, a la intimidad, a la propia imagen, al secreto de las comunicaciones y a la protección de datos, estableciendo las sanciones oportunas, pero evitando la prohibición de los dispositivos electrónicos.
  2. Diseñar y poner en marcha una campaña educativa que promueva el correcto uso de la tecnología móvil y de Internet.
  3. Si el colegio estuviera a favor del uso del mismo para fines educativos, introducir en el Plan TIC del centro un apartado relativo a la utilización didáctica de los dispositivos electrónicos móviles, y extender su uso didáctico a través de los diferentes departamentos interesados, poniendo en valor a potencialidad de estas herramientas para la realización de múltiples tareas a través de las aplicaciones instaladas.

Descargar en PDF


Volver al índice

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web. Si continúas navegando, consideraremos que aceptas su uso.