Herramientas para la gestión de los Riesgos Psicosociales en el Sector Educativo

Documentación del proyecto

Volver al índice

Estudio de campo sobre los principales riesgos psicosociales en el sector de la enseñanza

Este estudio forma parte del proyecto IS-0088/2013 “Los riesgos psicosociales en el sector de la enseñanza”.

Para su realización utilizamos tres instrumentos online, alojados en la dirección web: www.testprl.org que nos ayudaran a medir y evaluar el estrés, el burnout y los riesgos psicosociales del sector.

Los datos obtenidos se van acumulando en una base de datos que se va actualizando constantemente. En el momento de realización de este informe (enero del 2015) se habían cumplimentado más de 2500 evaluaciones.

Los resultados obtenidos muestran un sector en el que cerca 50 % de las evaluaciones presentaban sintomatologías propias de niveles altos de estrés, con un 12 % de las evaluaciones positivas en síndrome del quemado (burnout).

VALORACIÓN DEL NIVEL DE ESTRÉS DEL PROFESORADO

Para valorar el grado de estrés del profesorado se utilizó el test de salud total de Langner-Amiel. Este test está basado en la auto percepción del individuo sobre ciertos pensamientos, comportamientos y reacciones fisiológicas que, valorados y comparados dentro de unos parámetros estándar de respuesta, pueden indicar si el trabajador está sufriendo estrés. En el cuestionario se valoran 22 síntomas característicos del estrés: insomnio, ardor de estómago, tics nerviosos, sensación de fatiga, palpitaciones, etc. En función del número de síntomas que padece el encuestado se le clasifica en tres grupos de riesgo: Riesgo Bajo (hasta cuatro síntomas), Riesgo Medio (entre 5 y 7 síntomas) y Riesgo Extremo (8 o más síntomas).

Sobre un total de 1.419 evaluaciones del test de salud total realizados hasta la fecha, los resultados obtenidos aparecen en el siguiente cuadro:

En el cuadro se muestra que prácticamente el 50 % de las evaluaciones realizadas detectan un nivel de riesgo extremo de padecer estrés, pues la presencia conjunta de 8 o más síntomas presentes en el cuestionario son indicativos de que el trabajador está sufriendo niveles altos de estrés.

Otro 16,82 % de las evaluaciones indican un nivel medio de riesgo, con trabajadores/as que presentan entre 5 y 7 síntomas típicos de estrés.

Sólo una tercera parte del profesorado no muestra síntomas de estrés preocupantes, al estar englobados dentro del nivel de riesgo bajo; con menos de 5 síntomas característicos del estrés.

El instrumento utilizado (NTP 421 del INSHT: "Test de salud total" de Langner-Amiel: su aplicación en el contexto laboral) recomienda un estudio en profundidad para los casos englobados en el grupo extremo, pues indica que están expuestos a un contexto peligroso para su salud.

Estos datos muestran un profesorado fuertemente estresado y sometido a presiones que pueden afectar, y de hecho afectan, a su salud.

Con la realización de estas evaluaciones no podemos determinar las causas que producen el estrés, ya que el instrumento utilizado sólo detecta síntomas de un posible estrés, que son independientes al posible origen del mismo. Pero en estudios anteriores hemos visto que entre los principales estresores del profesorado están: la falta de respaldo de los padres a la hora de abordar los problemas de disciplina, presenciar agresiones físicas entre el alumnado, enseñar a personas que no valoran la educación, impartir clase a un número alto de alumnos, sufrir agresiones verbales y desconsideración por parte del alumnado o el tremendo esfuerzo para lograr mantener la disciplina a la hora de impartir clase.

En este contexto el profesorado está sometido a una fuerte presión psicológica, que se traduce en elevados niveles de estrés que puede producir graves consecuencias para la salud.


VALORACIÓN DEL SÍNDROME DEL QUEMADO O BURNOUT

Maslach lo define como "un síndrome de agotamiento emocional, despersonalización y baja realización personal, que puede ocurrir entre individuos que trabajan con personas."

Se puede decir que se produce como consecuencia de una exposición continua a situaciones estresantes entre trabajadores que trabajan con personas.

Los datos obtenidos entre cerca de 2500 evaluaciones, manifiestan que un 12,60 % de los trabajadores de la enseñanza que han realizado el test de medición del burnout muestran síntomas de padecer el síndrome del quemado, mientras que un 18,52 % todavía no lo presenta, pero está en riesgo de padecerlo.

El síndrome del quemado produce en los trabajadores un deterioro y cansancio excesivo progresivo, unido a una reducción drástica de energía que generalmente viene acompañada de una pérdida de motivación con el trabajo que se está realizando. Con el tiempo afecta las actitudes, modales y el comportamiento general.

Es de destacar que los niveles de burnout entre la enseñanza privada-concertada están entorno al 10 %, mientras que en la enseñanza pública suben hasta un preocupante 13,18%.

El síndrome del quemado produce diferentes y peligrosos efectos sobre la salud de las personas que lo padecen.

A nivel psicosomático los trabajadores presentan cansancio hasta el agotamiento, malestar general, fatiga crónica y alteraciones funcionales en casi todos los sistemas del organismo. Se padecen dolores de cabeza, problemas de sueño, úlceras y otros desórdenes gastrointestinales, pérdida de peso, molestias y dolores musculares, hipertensión, crisis de asma, etc.

Se producen cambios de conducta y emocionales: despersonalización en la relación con los alumnos, cambios bruscos de humor e incapacidad de concentración. Abuso barbitúricos, estimulantes y otros tipos de sustancias (café, tabaco, alcohol, etc.).
Distanciamiento afectivo como forma de autoprotección, ansiedad y sentimientos de culpabilidad, baja realización personal, sentimientos depresivos.

El burnout afecta a las relaciones interpersonales y sociales: tendencia al aislamiento social y actitudes negativas hacia la vida en general.

El síndrome del quemado también tiene efectos negativos sobre el trabajo: se produce una disminución del compromiso y de la capacidad de trabajo, repercutiendo enormemente en el rendimiento y la eficacia laboral. Las personas que sufren el síndrome del quemado sufren bajas laborales de larga duración.

Un entorno escolar con mayores ratio alumno/clase, con fenómenos disruptivos cada vez más frecuentes y en el que el profesorado, muchas veces, no encuentra en las familias el apoyo necesario para su tarea docente, son el caldo de cultivo apropiado para la aparición de estrés, síndrome del quemado, depresión y otros trastornos de origen psicosocial.

PRINCIPALES RIESGOS PSICOSOCIALES EN EL SECTOR DE LA ENSEÑANZA

Los factores psicosociales son las condiciones que se encuentran presentes en el trabajo y que tienen capacidad para afectar al bienestar y la salud de los trabajadores. En principio esta definición es neutra y carece de componente de peligrosidad, puesto que si estas condiciones están bien diseñadas sus efectos pueden ser, incluso, positivos. Estos factores se transforman en un riesgo cuando aparecen en el entorno laboral de forma incorrecta.

El cuestionario online de Valoración de Factores de Riesgo Psicosocial en la Enseñanza (CV-FRP) permite valorar estos riesgos y permite obtener información sobre distintos factores laborales que pueden generar estrés laboral: sobre la forma en que se articulan la comunicación entre dirección y trabajadores, si los trabajadores comprenden, sin ningún tipo de duda, qué tareas y funciones deben realizar, cuáles son los objetivos de su trabajo o cuál es el alcance de sus responsabilidades. Permite conocer la existencia, o no, de violencia y conflictos interpersonales en el contexto laboral (relación con las familia, el alumnado, etc…) y si existen protocolos de actuación para estos casos. Si los trabajadores tienen cierto grado de autonomía a la hora de realizar su trabajo o si los trabajadores perciben que tienen consideración social y reconocimiento por el trabajo realizado. Así hasta 20 factores psicosociales distintos que influyen en la generación de estrés y pueden afectar a la salud de los trabajadores.

Esta herramienta permite obtener información sobre 100 condiciones laborales distintas -agrupadas entorno a 20 factores de riesgo psicosocial- para los que la herramienta online realiza una evaluación, determinando si su riesgo es bajo, medio o alto.

Esta herramienta:

  • Puede evaluar los factores psicosociales del puesto de trabajo.
  • Detecta posibles deficiencias.
  • Realiza propuestas correctoras.

Adjuntamos un cuadro con las evaluaciones online realizadas (1033) con el número y porcentaje de riesgo de cada uno de los 20 factores de riesgo medidos. Se ha detectado que los mayores niveles de riesgo se han producido en los siguientes factores:

  • Exigencias sensoriales. Para este factor, un 54,21% de las evaluaciones realizadas dieron riesgo alto. Su tarea implica estar muy concentrados en lo que dicen y hacen, debiendo permanecer siempre en un estado de alerta altamente estresante.
  • Exigencias emocionales. Un 33,69% de evaluaciones fueron de riesgo alto para este factor. El profesorado y resto de trabajadores del sector afirman que su trabajo les produce un desgaste emocional relevante, que no olvidan fácilmente los problemas laborales y que es necesario controlar en exceso sus emociones.
  • Calidad de liderazgo. El 25,94% de las encuestas realizadas han dado una evaluación de riesgo alto respecto al factor que mide el grado de satisfacción con la planificación del trabajo, con la forma en la que se resuelven los conflictos o la forma en que se articula la comunicación entre la dirección y los trabajadores.


Descargar en PDF


Volver al índice

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web. Si continúas navegando, consideraremos que aceptas su uso.